Plagas:


Se puede entender como plaga a un conjunto de seres vivos que por su abundancia y características pueden causar problemas a nivel sanitario y económico a la población, reduciendo la calidad y disponibilidad de los recursos que son afectados.
En el año 1988, la Organización mundial de la Salud (OMS) define el concepto de plaga urbana como: "especies implicadas en la transferencia de enfermedades infecciosas o parasitarias para el hombre y en el daño o deterioro del hábitat y del bienestar urbano, cuando su existencia es continua en el tiempo y está por encima de los niveles considerados de normalidad", haciendo alusión al concepto de "Umbral de Tolerancia" el que se define como el límite a partir del cual la densidad de población que está formando la plaga es tal que puede causar molestias y problemas a nivel sanitario y ambiental además de pérdidas económicas.
El control integrado de plagas incluye el conjunto de actividades dirigidas a controlar las plagas de forma selectiva y específica, limitando al mismo tiempo el impacto sobre la salud y el medio ambiente. Este control debera contar con las siguientes etapas:
- Estudio e inspección.
- Planificación de las actuaciones.
- Medidas de control de plagas.
- Supervisión y evaluacion.
- Mantenimiento.
collage.jpg
Las plagas más importantes y comúnmente encontradas en supermercados son:
erradicar-rata.jpg
- Cucarachas
- Diversos agentes presentes en productos almacenados, como escarabajos y mariposas nocturnas.
- Moscas.
- Aves.
- ROEDORES.








El control de plagas en estos recintos abarca distintas secciones, tanto internas como externas, incluyendo además áreas aledañas, como la recepción de mercaderías, zona de elaboración de productos alimenticios, sector de empaque, depósitos y almacenes, zona de vestuario y baños del personal.
También se debe tener en cuenta otros aspectos fundamentales donde podrían generarse problemas, como lo son los medios de transporte e instalaciones o depósitos de proveedores (exigir certificados de control de plagas).
Todo esto se debe a que los insectos y roedores no aparecen de la nada, sino que ingresan desde el exterior, a través de deficiencias en la infraestructura (problemas de hermetismo), también por las mercaderías o insumos desde los depósitos de los proveedores o en los propios vehículos de transporte y por último, por problemas en el manejo de la basura (frecuencia de retiro, disposición final etc.).


images_(2).jpg
Por lo tanto, las áreas claves para atacar este problema son: área de delicatessen, panadería, área de restaurantes, áreas de almacén y recepción de botellas, pasillos de alimento para mascotas, área de alimentos perecibles, sección de frutas y vegetales, salas de descanso y vestidores de empleados, departamento de carnes y el área de disposición de basuras tanto dentro como fuera del recinto.
Los espacios vacíos detrás y entre las estanterías, así como también las esquinas donde se almacenan carnes, se presentan como lugares en los que fácilmente es posible encontrar cucarachas, hormigas y roedores, debido a la gran cantidad de residuos orgánicos que allí se acumulan. Estos espacios son un verdadero desafío al momento de tratar estas plagas, dada la gran dificultad para acceder a ellos y mantenerlos correctamente limpios e higiénicos.



Deben realizarse inspecciones periódicas, dejando registros de los hallazgos y tratamientos realizados. También debe elaborarse un plano del recinto, destacando aquellas áreas que presenten mayor reincidencia en plagas. Se recomienda utilizar colores que permitan visualmente facilitar dicha problemática, como se presenta a continuación:



Dibujo.jpg






raton.png
< Anterior Siguiente >